Saltar al contenido
Tienda de detectores de metales

Limpiar monedas con aceite de oliva

Tenga cuidado antes de limpiarlos. Si las monedas tienen valor como objetos de colección, una limpieza inadecuada puede, en lugar de ayudarlas, reducir su valor. Sin embargo, si tiene algunas llantas viejas que han superado su valor nominal y desea mejorarlas, puede limpiarlas sin dañar demasiado su superficie.

Cómo limpiar llantas viejas sin dañarlas

Siempre para reducir la pérdida de valor de la llanta, utilizaremos:

  • Jabón neutro: no es necesario comprar ningún tipo de jabón especial. Mientras el ph sea neutro funcionará.
  • Agua destilada caliente: nunca se debe utilizar agua caliente, ya que puede dañar el neumático al tener mayor capacidad de desincrustación. Por otro lado, el agua fría no limpiará lo suficiente.
  • Toalla suave: siempre se debe evitar el algodón.

Distintas formas o alternativas para limpiar tus llantas

Los métodos existentes son muy variados y pueden ir desde usar jabones neutros hasta alimentos como el vinagre, eso sí, todos son ampliamente efectivos y brindan muy buenos resultados. . placer para que disfrutes limpiando tus llantas como un experto desde la comodidad de tu hogar.

Limpieza de llantas: un proceso básico y suave

Si está decidido a lavar sus llantas, el agua es la primera opción, especialmente si no sabe cuáles son. los metales hecho de .

  • Sostenga la pieza suavemente cerca de los bordes.
  • Ponlo bajo un chorro de agua.
  • Déjalo unos segundos, deja correr el agua por encima para que no raye, pero suelte la suciedad.
  • Secar muy delicadamente con un paño que no suelte residuos, no frote ni frote. Dale pequeños toques para que absorba el agua.

Limpia los neumáticos viejos con agua destilada y jabón

Este método no es muy abrasivo y te ayudará a eliminar la suciedad de los neumáticos sin dañarlos y respetando su antigüedad. Simplemente prepara una solución de agua destilada con jabón líquido para manos en un vaso y coloca las monedas que quieras limpiar en su interior. Primero, lo mejor es probar durante unos minutos con la moneda que tiene el valor más pequeño para comprobar si está dañada.

Una vez que todas las monedas estén dentro del contenedor, déjalas el tiempo que necesites y luego sácalas y déjalas sobre un paño limpio que no pueda dañar su superficie. Usando un cepillo de dientes de cerdas suaves, cepille los neumáticos con mucho cuidado. Después de limpiar la superficie, prepara otro vaso solo con agua destilada y mete las monedas durante unos cinco minutos. Luego déjalos secar al aire.