Saltar al contenido
Tienda de detectores de metales

Minas de oro en galicia

La importancia de este descubrimiento es que no había constancia de minería subterránea romana en Galicia. Se creía que estaba en estos montes de O Rosal, pero no había ninguna prueba. El geólogo dice que “hay muchas minas en la zona, pero todas son de superficie”. Por tanto, este descubrimiento “cambia la percepción de la minería romana que pensábamos”.

En los años 70 había minería para extraer estaño. Sin embargo, estas galerías tienen 2000 años y fueron excavadas en busca de oro. “La excavación empezó en la época de Augusto, qué nombre o qué logo sería Gallaecia”, explica Pazos. Añade que la integración de esta parte del mundo con el Imperio Romano comienza cuando «se convierte en castrexos galaicoromanos».

Los canales

Los romanos necesitaban agua para remover la tierra y buscar partículas de oro y para ello construyeron largos canales que tomaban agua de ríos y arroyos. La toma de agua de las minas de oro de Fillaboa debió provenir de los arroyos cercanos que desembocan en Tae o Miño, como el de la zona de As Barreiras, donde se encontraba la fortaleza de Santiago de Aytona, fortaleza asociada a la Guerra de la Independencia y cuyos restos se encuentran al norte de la localidad de Salvaterra de Miño. Aunque no sabemos cuánta agua habrían necesitado en un principio, estos arroyos son pequeños para una hazaña de esta magnitud, por lo que es probable que los romanos construyeran una presa artificial para embalsar el agua.

Sin embargo, no debemos olvidar ni ignorar los recursos de los romanos y su avanzada tecnología. Entonces, para hacer algo sorprendente, podríamos imaginar cómo podrían sacar agua del río Tea en las cercanías de la mina Fillaboa usando las ruedas hidráulicas de madera que podrían elevarlos a niveles más altos. Los romanos construyeron enormes ruedas hidráulicas e incluso hileras de ruedas hidráulicas en el interior de las montañas, pudiendo elevar el agua a más de 30 metros.

Nuevos descubrimientos de minas romanas

A pesar de que en el mapa se marcan diecinueve explotaciones, cada año se descubren nuevos yacimientos, muchas veces los fosos donde se llevó a cabo la explotación hace cientos de años. cubiertos por maleza, lo que complica las tareas de catalogación. Uno de los últimos descubrimientos es otra mina situada en Ribas de Sil, descubierta por Manuel Cao, profesor jubilado. Este yacimiento tiene unas dimensiones impresionantes: un túnel de más de doscientos metros de largo y unos 120 metros de ancho, con una profundidad que puede llegar hasta los 35 metros.

Poco a poco, estos yacimientos olvidados están siendo estudiados para revalorizar el patrimonio de Galicia, así por ejemplo la mina Ribas de Sil descubierta recientemente podría integrarse en el parque geológico de las Montañas de Courel.

Precios de la electricidad del jueves 17 de noviembre

Entre las 03:00 y las 05:00 a 10,00 €/MWh.

Entre las 9:00 a.m. y 22:00 a 138,00 €/MWh.

Otra pista se puede encontrar dentro de la cueva

Teniendo en cuenta que hay minas cerca de la playa Catedral que contienen vetas de cuarzo, y que esas vetas de cuarzo contienen oro, podríamos concluir que las vetas de cuarzo en el playa también podría ser oro.

Las excavadoras cerca de la playa también encontraron un horno romano utilizado para hacer cerámica y fragmentos de dolio, recipientes de barro utilizados en la época romana para mover y almacenar mercancías, que los invasores podrían estar más conectados con la playa.