Saltar al contenido
Tienda de detectores de metales

El papel de aluminio suena con los detectores de metales

Uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de elegir un detector de metales es el tipo de embalaje de los productos a inspeccionar. En el caso de envases con laminado de aluminio, se recomienda optar por soluciones distintas a los sistemas de detección basados ​​en el uso de bobinas balanceadas, y elegir equipos que tengan la capacidad de identificar el efecto que pueden tener los contaminantes producto del laminado de aluminio. En esta ocasión te presentaremos algunas de las opciones disponibles para hacer frente a las dificultades que puedas tener.

Conceptos importantes de detección

Frecuencia

La frecuencia de un detector de metales es una de las principales características que determinan si los objetivos se pueden detectar bien . En general, un detector de frecuencia única que transmite a alta frecuencia será más sensible a objetivos pequeños y un detector de frecuencia única que transmite a baja frecuencia dará más profundidad a objetivos grandes. Las tecnologías de frecuencia simple de Minelab son VLF y VFLEX. Las revolucionarias tecnologías BBS, FBS y MPS de Minelab transmiten múltiples frecuencias y, por lo tanto, son simultáneamente sensibles tanto a objetivos pequeños como a objetivos grandes y profundos.

¿Qué materiales detecta un detector de metales?

  • Metales no ferrosos: Estos materiales contienen hierro y acero. Pueden ser atraídos fácilmente por un imán y tienen una conductividad muy alta. Es debido a estos síntomas que son fácilmente detectables. Algunos de los metales no ferrosos con los que nos encontramos en nuestra vida diaria son clips, grapadoras, tornillos, clavos y otras cosas. Objetos no ferrosos como el óxido de hierro.
  • Metales no ferrosos: Este tipo de material no contiene hierro. No son magnéticos y no tienden a oxidarse. Aunque no tienen propiedades magnéticas, son buenos o excelentes conductores, lo que los convierte en metales relativamente fáciles de detectar. Algunos de los metales no ferrosos son el aluminio, el cobre, el oro y la plata. También pueden ser monedas antiguas o modernas, anillos de oro o plata, papel de aluminio, entre otros.
  • Acero inoxidable: viene en varias formas, desde magnético hasta completamente no magnético. La conductividad del acero es generalmente baja. En promedio, el acero inoxidable debe tener un área de superficie de 1,5 a 2 veces la de un metal no ferroso para ser detectado por un detector de metales. El acero inoxidable no magnético no absorbible es del tipo 302, 304 y 316.
  • Peso total: 2,43,5 kg (1,34 kg). 8 perfiles de búsqueda personalizados: cada modo de detección tiene 2 perfiles de búsqueda…
  • Múltiples frecuencias simultáneas para un rendimiento máximo, junto con una amplia gama de frecuencias individuales, obtenga aún más control sobre su…
  • Modo de detección de oro: utiliza frecuencias altas únicas de 20 kHz, 40 kHz o múltiples para detectar pepitas de oro en los suelos…
  • Diseño a prueba de agua: Equinox está completamente sumergido, ideal para detectar en la playa y en ríos, arroyos y lagos (3 m)
  • Accesorios incluidos de fábrica: Auriculares inalámbricos ML 80 con estuche rígido Módulo de sonido inalámbrico wm 08 Cable de carga USB…

Implementación de detectores de metales , una necesidad clave para las empresas

Hoy en día un detector de metales para alimentos funciona gracias a dos técnicas, una es el sistema de bobina balanceada y la otra es el sistema de recinto sis pero A lo largo de los años, este sistema ha progresado y desarrollado con técnicas innovadoras, como los procesadores de señales digitales. En general, los sistemas de detección de metales son muy precisos y eficientes en cuanto a su funcionalidad, especialmente en la visualización de contaminantes alimentarios.

La tecnología de estos dispositivos funciona a través de un sistema de bobina balanceada. Este equipo cuenta con tres bobinas ubicadas alrededor del conducto por donde circula el producto. Y en el medio se encuentra la bobina transmisora, esta se encarga de dar la señal para producir un campo electromagnético.