Saltar al contenido
Tienda de detectores de metales

Como limpiar la plata sin dañarla

Otra de las formas caseras más tradicionales de limpiar el dinero es utilizar sal y papel de aluminio. De hecho, es la mejor opción si necesitas limpiar cubiertos o utensilios de cocina. El método es muy simple.

Forra el interior de un recipiente con papel de aluminio y luego llénalo con agua hirviendo con sal. Luego, puedes sumergir las cosas que quieras en el líquido y dejar actuar unos minutos. Posteriormente, deberás enjuagarlos y limpiarlos con agua limpia. Luego séquelos con un paño suave para pulirlos.

Cómo limpiar una cadena de plata con pasta de dientes

La pasta de dientes es perfecta para pulir joyas de plata para que brillen. Para limpiar sus cadenas de plata, siga estos pasos:

  • Limpie las joyas con agua tibia y un poco de jabón suave para eliminar cualquier residuo.
  • Pon un poco de pasta de dientes en un cepillo.
  • Pasar el cepillo por toda la cadena, frotar durante unos 5 minutos. Si es necesario, use más pasta de dientes.
  • Limpiar con agua caliente para quitar toda la pasta y secar bien la cadena con papel o trapo absorbente.

Bicarbonato

¿Cómo limpiar el dinero con bicarbonato? Es, quizás, la forma más utilizada en casa. Lo único que tienes que hacer es hacerte con bicarbonato de sodio y seguir los consejos que te damos a continuación:

Limpiar el dinero con sal

Otro truco casero es limpiar el dinero con sal. Esto es muy similar al papel de aluminio, pero en lugar de bicarbonato de sodio, se puede sustituir por sal. Ya que el aluminio es el que tiene el “poder” de limpiar el dinero ennegrecido, pues actúa como un imán para la suciedad.

Solo tienes que verter una cucharada de sal en una taza de agua hirviendo, añadir el papel de aluminio y sumergir las joyas. A continuación, debe secarse con un paño sin pelusa.

¿Qué debes hacer?

  • Añade poco a poco el bicarbonato de sodio al vinagre blanco (notarás la eficacia).
  • Una vez disuelto todo, sumerge los objetos de plata o frota el producto con la ayuda de un paño limpio.
  • Terminar puliendo con un paño seco y, si es necesario, repetir el proceso.

Uno de los usos alternativos de la pasta de dientes es como abrillantador de plata y otros objetos metálicos.